El deseo de competir es inherente del ser humano. Desde su origen, la competencia ha sido parte de su naturaleza, lo que ha permitido establecer estadísticas, tiempos y cifras para reconocer al mejor, creando la necesidad de establecer reglas sin las cuales se origina la anarquía y se debilita el crecimiento de cualquier actividad.

El propósito de esta Federación es lograr una mayor unidad, fortaleciendo nuestro deporte a través de principios básicos, disciplina y sobre todo respeto entre todos los que conformamos este medio, para cumplir con nuestra función principal, la de promover la unidad del automovilismo deportivo nacional.